Viernes, 23 de Junio de 2017 | 10:13 am

Agresor sexual condenado se muda al lado de su víctima

Agresor sexual condenado se muda al lado de su víctima
Agresor sexual condenado se muda al lado de su víctima

Hace 14 años, el tío político de Danyelle Dyer abusó sexualmente de ella. Ahora, el hombre se ha mudado a la casa que está justo al lado de la casa de los padres de Dyer en Oklahoma y, legalmente, no hay nada que ellos puedan hacer.

Hay leyes para mantener a los agresores sexuales lejos de los niños. Como en muchos otros estados de Estados Unidos, las leyes de Oklahoma impiden que los delincuentes sexuales vivan cerca de colegios e iglesias.

Pero lo que Dyer y su familia descubrieron es que el estado no tiene un estatuto que prevenga que un agresor sexual se mude a la casa que está al lado de la de la víctima.

Dyer, que ahora tiene 21 años, está luchando porque eso cambie.

Dyer tenía solo 7 años cuando el hermanastro de su padre, Harold Dwayne English, visitó durante el verano su casa en Bristow (Oklahoma). Ya había sido condenado por abusar sexualmente de un niño. Pero los padres de Dyer no sabían eso. Según la joven, a lo largo de todo ese verano, él abusó sexualmente de ella.

“Como tenía 7 años, nunca me había visto expuesta a algo así, por lo que no sabía que estaba mal hasta que él me dijo que no dijera nada”.

Cuando finalmente les contó a sus padres, English fue arrestado, condenado y enviado a prisión.

“Preferiría mirar el cañón de una pistola que revivir la época en que tuve que mirar a los ojos a mi hija de 7 años mientras se esforzaba por decirme lo que le había pasado”, afirma el padre.

La mudanza

Dyer estudia ahora para graduarse como quinesióloga y le gustaría, eventualmente, trabajar con personas amputadas y veteranos de guerra. Regresa a casa de sus padres cada fin de semana y pasa allí la mayor parte del verano.

Hace dos semanas, English salió libre y se mudó con su madre –la abuela de Dyer–, que vive justo al lado.

“Si miro hacia afuera, puedo ver toda la casa de mi abuela. Tal vez estemos a 100 yardas (unos 90 metros) de distancia de su casa”, dice Dyer.

La acción

En un principio, sus padres le dijeron que no se preocupara. “No creímos que legalmente pudiera hacerlo”, explica la joven.

Sus padres llamaron a abogados, a la policía, al sistema carcelario. Todos les aseguraron que la ley prohibía que English viviera tan cerca de su víctima. Pero luego, todos llamaron de vuelta para decir que estaban equivocados. No había nada que legalmente pudiera evitar que English se mudara a esa casa.

Al comienzo, Dyer se sintió defraudada por el estado. Después, decidió hacer algo al respecto. “No quiero que nadie más tenga que pasar por lo que yo sentí al revivir el trauma de algo así”, dice.

Su primer paso: publicar una foto del hombre que abusó de ella en Facebook.

“Conozcan a mi abusador y mi nuevo vecino”, decía el texto que acompañaba la imagen.

jcrop preview

Su padre puso señales en el patio delantero alertando a la gente de que un abusador sexual vivía cerca. Primero, se acercó a los vecinos para asegurarse de que nadie tuviera objeciones. “Fueron de mucho apoyo y la mayoría de ellos tienen niños así que no lo quieren alrededor”, asegura Dyer.

El otro lado

La joven afirma que tiene una relación tensa con su abuela porque ella siguió apoyando a English incluso después del abuso del que fue víctima. Justo antes de que el hombre saliera de la cárcel, Dyer le escribió una carta a su abuela:

“Siento que fue una carta muy sincera explicando mis sentimientos”, dice. “No creo que la haya afectado para nada”.

“Lo único que tengo que decir sobre esto es que no estoy de acuerdo con lo que hizo mi hijo. Pero le doy un lugar para que pueda quedarse temporalmente hasta que pueda encontrar otro sitio”, dijo la abuela.

“Creo que está bien que Danyelle trate que aprueben una ley. Pero no debería culparme por lo que pasó porque él es mi hijo y solamente le di un espacio para que se quedara hasta que pueda encontrar un lugar por cuenta propia”.

La lucha

Ahora, la familia Dyer está trabajando con el representante republicano por Oklahoma Kyle Hilbert para presentar una nueva ley que proteja a las víctimas.

La temporada legislativa comienza de nuevo en febrero, así que tienen cerca de seis meses para redactarla.

“Estoy haciendo todo lo que puedo para tratar de ayudar a hacer algo que legalmente impida que esto vuelva a pasarle a alguien en California”, dice Hilbert.

¿Será que la nueva ley es bautizada en honor a Dyer? Eso solo debe decidirlo ella, asegura el legislador.

“Sería un honor. Es gracias a mi padre que sigo siendo fuerte y sigo dando esta batalla. Él siempre me ha enseñado que convierta una situación negativa en algo positivo, que ayude a otros”, dice la joven.

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios