Lunes, 28 de Enero de 2019 | 3:47 pm

En vilo, así permanece Brasil tras la tragedia minera que suma 37 muertos

En medio de una de sus peores tragedias mineras, que ha dejado por el momento 37 muertos y 287 desaparecidos

En vilo, así permanece Brasil tras la tragedia minera que suma 37 muertos
En vilo, así permanece Brasil tras la tragedia minera que suma 37 muertos

Brasil continúa en vilo en medio de una de sus peores tragedias mineras, que ha dejado por el momento 37 muertos, 287 desaparecidos y un rastro de destrucción en Brumadinhos.
Ads by scrollerads

El “riesgo inminente” de que una segunda represa de la minera Vale se rompiera y provocara una nueva catástrofe en la región obligó ayer a paralizar las búsquedas durante gran parte del día y a evacuar a cerca de 3.000 personas, aunque la mayoría han sido autorizadas para regresar a sus hogares.

Los vecinos de la parte baja de la ciudad llegaron a ser evacuados y con ellos la impotencia y el miedo ante el derrumbe de la segunda represa, en la que la minera realizó el drenaje y consiguió reducir la presión del agua.

Con la disminución del riesgo de un nuevo colapso, los equipos de rescate retomaron las labores, con la esperanza de poder hallar a más supervivientes 48 horas después de que ocurriera el desastre que “ha acabado” con Brumadinhos, según declaró el alcalde de esta localidad, Avimar de Melo.

“Es el momento más triste que Brumadinho ya vivió hasta hoy”, dijo el Alcalde.

Los animales: víctimas

Abandonado desde hace dos días en una casa rodeada de lama, un perro fue rescatado ayer en un operativo con helicóptero cerca de la ciudad de Brumadinho, mientras la Fiscalía le pide a la minera Vale que tome medidas para salvar a animales aislados por la tragedia minera.

Dos bomberos realizaban este fin de semana un reconocimiento en una zona afectada por el lodazal, a unos cinco kilómetros de Brumadinho, cuando uno de ellos, Leoncio Valverdes, avistó una casa y decidió acercarse.

Acto seguido, emitió una señal de alerta con un pitido. Había encontrado algo: un perro de color negro atado con una cadena de metal dentro de una especie de perrera hecha con ladrillo.

El animal tenía miedo y estaba nervioso. No tenía ni comida, ni agua.

Los bomberos cortaron entonces la cadena de metal. Uno aseguró el extremo de la correa metálica para que no se escapara, mientras el otro le intentaba poner una cuerda para trasladarlo.

En un momento determinado, el animal consiguió escaparse, dio un par de vueltas al recinto como si estuviera con ganas de jugar y volvió de nuevo a su guarida, donde estaban los bomberos, quienes finalmente consiguieron hacerse con él y ponerle una toalla en los ojos para calmarlo.

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios