Miércoles, 7 de Junio de 2017 | 11:48 am

Esquivó la tragedia dos veces pero la muerte le vino en la tercera

Esquivó la tragedia dos veces pero la muerte le vino en la tercera
Esquivó la tragedia dos veces pero la muerte le vino en la tercera

La australiana Sara Zelanak y el español Ignacio Echeverría fueron confirmados este miércoles como dos de las ocho víctimas mortales del atentado terrorista del último sábado en Londres, tras ser identificadas por la Policía y por su familia, respectivamente.

La niñera de 21 años había sido intensamente buscada por sus familiares, sin lograr hallarla, hasta que las autoridades le comunicaron la peor noticia.

"Estamos profundamente apenados por la trágica pérdida de nuestra hermosa hija. La familia y sus amigos está devastada. Queremos agradecerles por la ayuda recibida en este tiempo difícil", indicaron los padres de Zelanak a través de un comunicado difundido por la Policía. Solo hace unos días, habían manifestado su desesperación tras haber contactado, sin suerte, "a todos los hospitales de Londres".

La historia de la joven enfermera había impactado no solo por su desesperado rastreo entre los heridos: también por dos hechos recientes en los que esquivó a la tragedia, según relató su madre desde Brisbane.

El primero de ellos fue en el atentado del Palacio de Westminster del 22 de marzo de 2017. Zelenak estuvo allí a la misma hora un día antes de que el yihadista Khalid Masood atropellara a decenas de transeúntes en el concurrido puente que atraviesa el Támesis y apuñalara al policía Keith Palmer.

El otro fue durante el recital que Ariana Grande ofreció en Manchester el lunes 23 de mayo pasado. La niñera había comprado entradas para el concierto, pero finalmente decidió no asisitir. Ese día, el terrorista islámico Salman Abedi accionó un explosivo que tenía en su cuerpo y le provocó la muerte a 22 personas, entre los que había niños y adolescentes.

Sin embargo, el destino le puso fin a su vida el sábado pasado. Sara debía cuidar a unos pequeños, pero sus jefes le dieron la noche libre, y decidió aprovechar su descanso en la concurrida zona de London Bridge, donde tres extremistas, al grito de "Esto es por Alá" asesinaron a ocho personas.

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios