Martes, 27 de Marzo de 2018 | 9:40 am

Estuvo 23 años en prisión por un crimen que no cometió y ahora regresa a trabajar a las Grandes Ligas

Estuvo 23 años en prisión por un crimen que no cometió y ahora regresa a trabajar a las Grandes Ligas
Estuvo 23 años en prisión por un crimen que no cometió y ahora regresa a trabajar a las Grandes Ligas

Después de pasar más de dos décadas en prisión por un crimen que no cometió, Nevest Coleman, de 48 años, regresó este lunes a su antiguo empleo como encargado del mantenimiento del campo de juego de los White Sox.

Coleman se maravilló de lo mucho que había cambiado el hoy llamado Guaranteed Rate Field desde 1994, año en el que trabajó por última vez para el equipo del sur de Chicago.

"Salí del trabajo, y lo siguiente que supe es que ya no podía ver las calles. Eso es todo lo que supe", dijo Coleman de acuerdo con ABC 7.

Coleman y Darryl Fulton fueron condenados y sentenciados a cadena perpetua por la violación y el asesinato de Antwinica Bridgeman, quien desapareció luego de celebrar sus 20 años con un grupo de amigos en el vecindario de Englewood.

Tanto Coleman como Fulton admitieron su culpabilidad, pero luego se retractaron y aseguraron que habían sido forzados a confesar. Tenían 25 y 27 años, respectivamente, cuando ocurrió el crimen.

Russell Ainsworth, del Proyecto Exoneración de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago, presentó una petición en la que se pedía que se reevaluara el caso luego de que las pruebas de ADN no coincidieron con ninguno de los dos hombres. Ainsworth aseguró que la única prueba en contra de Coleman fue su confesión.

La defensa indicó que extrajeron muestras de material genético de la ropa interior, la sudadera y las uñas de Bridgeman que vinculan su muerte a un violador en serie que permanece en libertad.

Coleman fue exonerado y liberado en noviembre pasado. De acuerdo con el Chicago Tribune , un juez le otorgó un certificado de inocencia este mes, lo que ha limpiado su nombre. Pocos días después, los Medias Blancas acordaron devolverle su antiguo trabajo.

Este lunes con su almuerzo bajo el brazo regresó a trabajar y se reencontró con sus compañeros que lo recibieron con los brazos abiertos.

Harry Smith, un antiguo colega, apenas pudo contener su emoción cuando lo vio llegar. "Casi lloro cuando lo vi porque no lo había visto en mucho tiempo. Ni siquiera sabía que estaba fuera", dijo Smith a ABC.

Coleman se incorporó a sus labores de inmediato y alistó el área para el arranque de apertura de la temporada de los White Soxs este jueves 29 de marzo. Coleman es un empleado estacional, pero dice que tiene en la mira un empleo de tiempo completo para estar de vuelta en el juego.

"El pasado es el pasado. No hay más enojo y frustración. Cuando estuve allí, era miserable, pero ahora tengo a mis seres queridos al lado mío, esa miseria se ha ido", expresó Coleman.

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios