Martes, 27 de Diciembre de 2016 | 11:00 am

Nació sin ojos y sin el poder de caminar. Lo pusieron frente a un piano y dejó a todos boquiabiertos

Patrick nació sin ojos y con problemas en sus articulaciones. Sus padres quedaron devastados al suponer la difícil vida que podría tocarle al niño, ya que tendría que pasar su vida en silla de ruedas. Todo esto cambió antes de que él pudiera cumplir un año y fue puesto frente al piano de la familia. Lo que sucedió después los dejó a todos impresionados.

Para sorpresa de todos, Patrick era capaz de replicar las notas que sus padres tocaban.

Patrick tenía un talento para la música que lo llevó a que, a sus dos años, pudiese tocar melodías que le fueran solicitadas.

Patrick creció con ojos artificiales y en su silla de ruedas, pero a medida que los años pasaban, también crecía su talento y pasión por la música. Cuando estaba en el colegio, ya podía tocar algunos clásicos.

Y en la secundaria ya se lucía tocando piezas de Blues.

Así que cuando llegó a la Universidad de Louisville, ya era reconocido por toda la ciudad y fue invitado a participar de la banda. Lamentablemente, él no tenía cómo marchar. Pero su padre lo apoyó una vez más, y decidió marchar con él empujando su silla de ruedas.

Pero para poder participar en las actividades de su hijo, Andy le supervisó en todas las clases y trabajó el turno de noche haciendo entregas por correo.

Dice: “Dios me hizo ciego e incapaz de caminar, no es gran cosa… me dio un don musical y una oportunidad para conocer gente increíble”.

Además, Patrick escribió un libro junto a su padre titulado “Yo Soy Capaz”, del que también se realizó una película

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios