Lunes, 25 de Febrero de 2019 | 3:25 pm

Pasó 39 años en prisión por un doble asesinato que no cometió; ahora recibirá US$ 21 millones como compensación

Coley fue acusado de asesinato en primer grado y los fiscales anunciaron que buscarían la pena de muerte

Pasó 39 años en prisión por un doble asesinato que no cometió; ahora recibirá US$ 21 millones como compensación
Pasó 39 años en prisión por un doble asesinato que no cometió; ahora recibirá US$ 21 millones como compensación

Craig Coley nunca debería haber pasado 39 años en prisión. Todos parecen estar de acuerdo en esto. También coinciden en que el hombre de 71 años debe pasar el resto de su vida como un millonario.

La ciudad de Simi Valley anunció el sábado un acuerdo para resolver una demanda federal mediante el cual le otorgaría a Coley 21 millones de dólares por sus casi cuatro décadas de encarcelamiento injustificado por los asesinatos de Rhonda Wicht y su hijo de 4 años, Donald, en 1978. Treinta y nueve años es el período de prisión más largo que haya sido anulado en California, dice la ciudad.

“Si bien ninguna cantidad de dinero puede compensar lo que le sucedió al señor Coley, lograr un acuerdo en este caso es lo correcto para el señor Coley y nuestra comunidad”, dijo el gerente de la ciudad Eric Levitt en un comunicado, agregando que ir al juicio sería costoso e irresponsable.

A menudo, los condenados injustamente enfrentan batallas prolongadas sobre cómo deberían ser compensados por su encarcelamiento, ya que las localidades culpan a las administraciones anteriores y debaten sobre qué suma monetaria equivale a expiación.

No en esta ocasión. En el caso de Coley, todos los niveles de gobierno se sumaron a la iniciativa. El Departamento de Policía de Simi Valley reabrió el caso, obteniendo el apoyo del fiscal de distrito del condado de Ventura, Gregory Totten.

En 2017, el entonces gobernador Jerry Brown indultó al veterano de la Armada y la Junta de Compensación a las Víctimas de California le otorgó el año pasado casi 2 millones de dólares en compensación: 140 dólares por cada uno de los 13.991 días que Coley estuvo “ilegalmente tras las rejas, alejado de la sociedad, un empleo y (sus) seres queridos”. Meses después, Coley presentó una demanda federal sobre derechos civiles y ahora la ciudad está ofreciendo varios millones más.

La ciudad pagará alrededor de 4.9 millones de dólares y el resto provendrá de seguros y otras fuentes, según un comunicado de prensa.

El detective ‘manejó mal el caso’

En noviembre de 2017, la oficina de Totten anunció que el fiscal y el jefe de policía de Simi Valley, David Livingstone, respaldaban la oferta de clemencia para Coley. Los investigadores en Simi Valley, ubicada a unos 64 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, encontraron “muestras biológicas” — que el tribunal de primera instancia ordenó destruir después de la condena de Coley en enero de 1980 — en un laboratorio privado, dijo la oficina del fiscal del distrito en un comunicado.

“Se encontró que una pieza clave de evidencia utilizada para condenar (al) acusado no contiene su ADN, sino que contiene el ADN de otros individuos”, dijo.

La investigación, que también incluyó entrevistar a testigos y recrear el archivo del caso Coley a partir de documentos retenidos por su familia y otras fuentes, llevó a Totten a creer que “la evidencia, tal como la conocemos ahora, cumpliría con el estándar legal para una hallazgo de inocencia objetiva”.

El 22 de noviembre de 2017, Brown indultó a Coley, convirtiéndolo en un hombre libre, y una semana después, el Tribunal Superior del Condado de Ventura no solo dejó vacantes las condenas de Coley, sino que lo declaró inocente, allanando el camino para la compensación estatal.

Al emitir el indulto, Brown dijo que había solicitado en 2015 que la Junta de Audiencias de Libertad Condicional del estado investigara el caso, y que la junta escuchó de al menos tres agentes de la ley que opinaron que un detective en 1978 “manejó mal el caso”.

Coley no tenía antecedentes penales previos a los asesinatos, señaló Brown, y era un prisionero modelo, dedicado a la religión. También obtuvo dos títulos y comenzó a trabajar en una maestría, de acuerdo con la Junta de Compensación de Víctimas del estado.

“La gracia con la que el señor Coley ha soportado este encarcelamiento prolongado e injusto es extraordinaria”, escribió el gobernador.

Coley nunca dudó en proclamar su inocencia

Mientras que el acuerdo brinda cierto sentido de justicia a Coley y su familia, también significa que el asesino o asesinos de Rhonda y Donald Wicht escaparon del arresto. La policía dijo el año pasado que esperaban que el asesino de Golden State pudiera ayudarlos a resolver el caso, pero él también fue absuelto por el ADN, informó el periódico Ventura County Star.

Según el Registro Nacional de Exoneraciones, Wicht y su hijo fueron encontrados asesinados el 11 de noviembre de 1978. Donald había sido asfixiado, Wicht había sido estrangulada con un cordón de macramé y parecía que alguien había organizado la escena para hacerla parecer un robo. Wicht, de 24 años, también había sido violada, según determinó un médico.

Los vecinos le dijeron a la policía que habían despertado con el sonido de un forcejeo alrededor de las 5:30 am de la mañana, y una vecina dijo que había mirado afuera y visto la camioneta de Coley. Según la sinopsis del registro, Coley, gerente de un restaurante e hijo de un detective retirado de Los Ángeles, estaba en proceso de romper con Wicht en ese momento.

Coley, entonces de 31 años, le dijo a la policía que había estado socializando en un restaurante hasta las 4:30 am, que había dejado a un amigo cerca de las 4:45 y se había ido a su casa. La policía registró la casa de Coley y encontró una camiseta de un niño y una toalla con sangre, que creían que había sido utilizada en los asesinatos, dijo la sinopsis.

Coley fue acusado de asesinato en primer grado y los fiscales anunciaron que buscarían la pena de muerte.

En el juicio, la policía declaró que no había signos de entrada forzada en la casa de Wicht y que se había encontrado una llave de una cerradura interior en el piso de su apartamento. Un médico le dijo a los jurados que Coley tenía numerosas lesiones, incluida una abrasión en el pene, según el registro.

Como lo haría durante las siguientes cuatro décadas, Coley negó haber cometido los crímenes, asumiendo su propia defensa. Sus compañeros de trabajo respaldaron su historia de que estuvo en el restaurante hasta la madrugada del día del asesinato, y su equipo de defensa cuestionó la caracterización de las lesiones de Coley por parte de la fiscalía, según la sinopsis.

El jurado votó 10-2, y el juez declaró un juicio nulo. Coley fue declarado culpable en un segundo juicio y condenado a cadena perpetua sin libertad condicional. La Corte de Apelaciones de California confirmó su condena una década después.

Un Día de Acción de Gracias para recordar

El detective de la policía de Simi Valley Michael Bender eventualmente examinó el expediente del caso y se convenció de la inocencia de Coley. En su petición de clemencia de 2013, Bender dijo que otro detective había destruido pruebas que podrían haber reivindicado a Coley, según el registro.

“No había nadie más allí para pelear por este hombre, así que simplemente continué la pelea”, dijo Bender a CNN el año pasado. “Eso era lo correcto”.

En una unidad de almacenamiento se encontraron cajas de evidencia que una vez se pensó que se habían destruido, y la compañía que había analizado las muestras biológicas de Coley había sido comprada por una empresa privada, que retuvo las muestras.

La sábana en la que se encontró el cuerpo de Wicht no contenía el ADN de Coley, pero contenía esperma y posiblemente saliva de un hombre no identificado, y la camiseta del niño no contenía el ADN de Coley, según el registro.

Como parte de la nueva investigación, la policía también fue al edificio de apartamentos donde vivían los vecinos y determinó que desde ahí habría sido difícil distinguir los detalles de un vehículo y no se podría identificar a nadie desde dentro. Cuando Brown exoneró oficialmente a Coley, declaró rotundamente: “Otorgo este perdón porque el señor Coley no cometió estos crímenes”.

Coley pasó su primer Día de Acción de Gracias fuera de la cárcel con Bender y su familia.

Después de la noticia del acuerdo el sábado, el abogado Ron Kaye dijo que Coley “ahora puede vivir el resto de su vida, que esperamos sea muy buena en el futuro, con la seguridad que se merece”, según el diario Los Angeles Times.

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios