Ingenioso joven creó una "silla de ruedas" acuática para un pez que no puede nadar

El pequeño carpín dorado padece una enfermedad que le impide controlar su flotación, pero eso ya no es un problema.

Cargando el player...

Es una de las historias más tiernas que se han conocido en el último tiempo. Un carpín dorado que sufre un trastorno incurable de la vejiga, que lamentablemente le impide controlar su flotación, ahora ha vuelto a nadar gracias al ingenio de un joven que creó una "silla de ruedas" acuática para él.

La dueña del pez, Taylor Dean, le comentó a su amigo Derek, quien trabaja en un acuario de San Antonio, en Estados Unidos, sobre la enfermedad del animalito, que causaba que no fuera capaz de mantenerse erguido en el agua, por lo que solía permanecer en el fondo de la pecera, recoge en su sitio Huffington Post.

Con estos antecedentes el joven ideó la manera para que el carpín volviera a nadar con facilidad. Fue así que construyó la "silla de ruedas", que en realidad funciona más como un flotador, partir de una pieza de espuma de poliestireno y un tubo de aire de acuario.

"Añadí algunas válvulas en la parte baja, que actuaban a modo de silla para que se apoyara. Añadí peso abajo y algo para mantenerlo a flote arriba (espuma de poliestireno) y quité piezas despacio hasta que conseguí la flotación adecuada para que a él le resultara fácil nadar sin sentir que está arrastrando algo", explicó Derek.

Su amiga, quien tiene un canal de YouTube sobre animales, compartió la conversación con Derek a través de Twitter y en poco tiempo la historia del pececillo que no podía nadar se volvió viral. La publicación acumula más de 4.000 retuits y m´s de 10.000 me gusta.

Fotos: Twitter.

pixel

TEMAS RELACIONADOS:
+ NOTICIASmás noticias

DÉJANOS TUS COMENTARIOS
NOTAS RECOMENDADAS